Madre creía que estaba embarazada y en cambio ”da a luz” a un tumor cancerígeno que casi la mata

Una madre llamada Lauren Knowles y su marido Trent estaban realizados por la venida de un nuevo integrante a la familia sin sospechar que era un tumor cancerígeno que casi la mata.

La madre Lauren Knowles se puso muy contenta cuando se dio cuenta de que estaba embarazada de su segundo hijo. Bueno, claro que tenía mucho trabajo con su el primero, pero ella y su marido Trent querían un segundo hijo para completar la familia. Pero 7 semanas después de dar afirmativo el test de embarazo, la impactante verdad salió a la luz.

Lauren Knowles de 27 años, de Escocia, y madre de dos niños, se vio afectada recientemente por una situación que nadie quisiera tener que pasar. Al principio, esta madre estaba entusiasmada al saber que iba ser madre por segunda vez. Pero 7 semanas después de haberse enterado de que estaba embarazada empezó a sentirse muy mal.

“Cuando empecé a sangrar me hicieron muchas más pruebas” cuenta Lauren

La enviaron al hospital para una ecografía y entonces descubrieron una terrible noticia.

Según el médico, Lauren no estaba embarazada lo que se movía dentro de ella era un ”embarazo molar”. Un embarazo molar es el resultado de un error genético durante el proceso de fertilización que conduce al crecimiento de tejido anormal dentro del útero.

Y lo que ocurre entonces es que lo que normalmente en el momento de la concepción da lugar a la placenta en un embarazo molar se convierte en un masa creciente de quistes. Y en este caso estos quistes eran malignos.

”Un tumor cancerígeno crece dentro de mí, de la misma manera que crece un bebé, con el mismo tipo de hormonas. Y por eso la prueba de embarazo dio positiva, comenta Lauren

Y Continua creciendo

Los médicos comenzaron quitando los tejidos cancerígenos. Lauren recibió también quimioterapia y con este tratamiento perdió el cabello. Desgraciadamente su tumor crecía de forma alarmante. Con unos dolorosísimos calambres en el vientre, Lauren “dio a luz” finalmente una masa tumoral, sola en el baño.

”Perdí todo mi cabello y tres meses después de comenzar el tratamiento, di a luz una masa de tejido en uno de los servicios del hospital” cuenta Lauren.

“Esta masa era del mismo tamaño que un feto de 17 semanas, eso era el enorme tumor que tenía en mi interior. Sentí un enorme alivio al ver ese tumor fuera de mi. Gracias al fuerte tratamiento que me administraron, vi la luz al final del túnel”.

Lauren, que ahora ha cumplido 29 años, estaba verdaderamente feliz. El tamaño del tumor era como el de una pera y cuando Lauren lo vio fuera se sintió de alguna manera liberada del cáncer. Y a pesar de que los médicos le aconsejaran evitar un embarazo en el futuro, ella quería intentarlo de nuevo.

Le recomendaron entonces esperar al menos un año. Lauren tras esa pausa se quedó de nuevo embarazada de su hija Indi, de 10 meses de edad.

”Durante todo el embarazo estuve muerta de miedo pensando que podía volver a ocurrir lo mismo. Por ello no puede realmente disfrutar de estar embarazada” cuenta Lauren.  Cuando ella y su marido Trent vieron en la primera ecografía un corazón que latía no pudieron contener las lágrimas.

La hija de la pareja, Indi, nació con cesárea cinco semanas antes de lo previsto. La niña se encontraba sana y la pareja dio las gracias por salir todo correctamente. La pequeña Indi es un verdadero sol que da felicidad para su familia. Y ahora la familia acaba de mudarse a Perth, Australia.

Lauren espera que su historia devuelva la esperanza a muchas personas incluso cuando la situación que viven sea terrible.

Fuente: es.newsner.comLaurenKnowles/Facebook