Niño murió en Cancún tras explotarle un petardo durante festejo navideño

Mi hermanito estaba explotando Cuetes! Este fue el drama de un niño y su familia al ver al pequeño morir desangrando por una explosión de un petardo en Navidad

Con gran luto fue recibida la Navidad para una familia en Cancún, México cuando un niño que se disponía a quemar los clásicos petardos o cohetes le exploto dejándolo en estado grave y por si fuera poco las autoridades o servicios de emergencia tardaron en llegar.

“Yo estaba adentro terminando de preparar la cena y cuando miré hacia afuera vi a mi hermanito en el suelo y corrí a decirle a mi mamá”.

Así describe lo que ocurrió el hermano de José Daniel, el niño de 12 años que falleció la madrugada de este lunes en el IMSS de especialidades de la Región 510 de Cancún luego de explotarle un petardo muy cerca del rostro durante la madrugada de este lunes 25 de diciembre.

“Mi hermanito estaba explotando ‘cuetes’ con los vecinos de aquí a lado, llevaban un buen rato haciéndolo y de repente sólo escuché una explosión y lo vi ahí tirado sobre la calle”, menciona el hermano con un semblante que refleja incredulidad y tristeza al mismo tiempo.

La familia de Daniel no vivía ahí:

La familia tenian pocos días en Cancún, estaban de visita desde Cárdenas, Tabasco para pasar la Navidad con sus familiares. “No somos de aquí, estamos de visita, él estaba con los vecinos y todo pasó tan rápido”.

En el lugar se puede aún observar además de la sangre un encendedor color naranja y los restos de “una paloma”, el explosivo que le habría quitado la vida al menor al destrozarle gran parte del lado izquierdo del rostro. “Dany fue quien prendió el cuete, tenía una mecha larga y se iba a quitar antes de que explotara pero se prendió rápido y no le dio tiempo de moverse, le explotó en la cara, él estaba agachado”.

Por su parte, los curiosos mencionan que los servicios médicos tardaron mucho en llegar al lugar para atender al menor, lo cual pudo ser clave para salvarle la vida:

“Estuvo mucho tiempo ahí en el pavimento, todos lo vimos, tenía muy dañada la parte izquierda de su carita, y la mamá no sabía qué hacer, la ambulancia no llegó rápido”.

El hermano de José Daniel lo acompañó al hospital en la ambulancia de la Cruz Roja hasta entrar a urgencias, en donde lo vio por última vez con vida:

El estaba vivo, le iba hablando pero después ya no me dejaron pasar y luego salió un doctor a decirnos que no pudieron salvarlo. Al preguntarle sobre quién había comprado los explosivos, el hermano de José Daniel responde que lo ignoraba, ya que cuando dieron las 12, ya se encontraban otros niños afuera explotando los llamados “cuetes”.

Fuente: noticaribe.com.mx